Más del 80% de los obesos españoles no reconocen que lo son

La percepción que tiene la población española de la obesidad es muy inferior a la realidad tal y como demuestra que un 82,2% de los obesos no reconozca que lo es e, incluso, hasta un 12% de ellos opine que tiene un “peso normal”. Esta diferencia con la realidad también es un problema para aquellos con sobrepeso, pues tan solo el 25% asume su exceso de kilos, mientras que un 63% asegura que está en su peso normal y el resto piensa que incluso está por debajo de su peso. Así lo recogen los datos de la encuesta presentada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), que el próximo 20 de mayo conmemora el Día Europeo de esta enfermedad. En rueda de prensa, el presidente de Seedo, Francisco Tinahones, ha alertado del incremento “tremendamente preocupante” de las cifras de esta patología, que afecta a más del 20% de la sociedad española, el doble que hace veinticinco años, y está ligada a otras enfermedades como la hipertensión, la diabetes o la artrosis.

Sin embargo, a pesar de no reconocer la enfermedad, un 63% de los obesos sí afirma que tiene un estado de salud malo o regular, un porcentaje que en el caso de las personas que no tienen exceso de peso es del 34%. No hay diferencias en esta percepción entre sexos, pero sí se acentúa con la edad: más del 95% de los mayores de 65 años obesos no asume que tiene exceso de peso. Para combatir la enfermedad, Tinahones ha apuntado la importancia de “identificar el problema”, pues de lo contrario “difícilmente” se podrán tomar medidas para paliarlo. En cuanto a los estilos de vida, la encuesta resalta que las personas con obesidad son mucho menos activas: una de cada cuatro pasan más de cinco horas sentadas diariamente fuera del horario laboral frente al 12% de las personas con peso normal.

El “picoteo patológico” de forma continuada, reconocido por la mitad de los obesos, y el sueño irregular, que afecta a un 17 % de los mismos, también son claves a la hora de sufrir la enfermedad. Además, el presidente de Seedo ha asegurado que las relaciones familiares y de amistad con personas obesas provocan estilos de vida que ayudan a padecerla del mismo modo. “Vivimos en un ambiente obesogénico, y es importante que se cambie la percepción, se vea que esto es un problema y se aborde como una enfermedad”, ha aseverado Tinahones.

Por ello, el presidente de Seedo ha demandado la financiación pública de los medicamentos aprobados que luchan contra la obesidad. La secretaria general de la Sociedad, Susana Monereo, ha exigido la creación de un “verdadero plan de lucha contra la obesidad de ámbito nacional” en el que participe toda la población.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3039120/0/obesidad-espanoles/#xtor=AD-15&xts=467263

Médicos advierten que la fertilidad de la mujer cae en picado a partir de los 35 años

La fertilidad de la mujer cae en picado a partir de los 35 años, ya que su reserva ovárica, que es de un millón de ovocitos nada más nacer se queda en unos 100.000 pasada la treintena, con lo que las posibilidades de quedarse embarazada se reducen considerablemente. Así lo han advertido este jueves los especialistas que asisten en Bilbao al VII Congreso Internacional del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Ante la tendencia creciente a retrasar la maternidad, los expertos en reproducción asistida, han recordado que cuando la mujer llega a la pubertad, tiene una reserva ovárica de 400.000 ovocitos, de los cuales va gastando casi 1.000 en cada ciclo menstrual. Por tanto, a partir de los 35 años, esta reserva ovárica ya está en casi “el 10% del total y la calidad de los óvulos es peor, y nos encontramos con que una mujer de 40 años apenas tiene óvulos buenos para gestar un niño sin fallos reproductivos y/o cromosómicos”, ha afirmado el profesor José Remohí, copresidente y fundador de IVI.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3034774/0/medicos-fertilidad-mujer-35-anos/#xtor=AD-15&xts=467263

¿Calzas el número que deberías?

Un equipo de investigación liderado por la Universidad de La Coruña realizó en 2015 un estudio con personas de la tercera edad, con una media de 80 años. En él analizaban si los cambios que se producen en la morfología del pie en esta población y su tolerancia al dolor provocaban que usaran un calzado inadecuado. Los expertos confirmaron que la mayoría (83%) no utilizaba el número correcto y que, en ocasiones, requerían utilizar uno diferente para cada pie.

“En esta etapa de la vida se producen cambios en la morfología del pie relacionados con el incremento de su anchura y longitud, y también con la tolerancia al dolor, la pérdida de masa muscular y tejido adiposo en los pies”, explica Daniel López López, científico de la Universidad de La Coruña.

Ahora, un nuevo trabajo, capitaneado por López y publicado en la ‘Revista da Associação Médica Brasileira’, analiza por primera vez las consecuencias de esta mala elección del calzado en la salud de los mayores.

“El estilo de vida a estas edades provoca que se utilice un calzado nocivo. Este hecho, unido a la aparición de enfermedades crónicas –como obesidad, alteraciones vasculares, diabetes o artritis reumatoide–, produce un incremento preocupante (entre un 71 y un 87%) de problemas en los pies de las personas mayores. Esto supone solicitar con más frecuencia atención médica y podológica, ya que afecta a su capacidad funcional y calidad de vida”, asegura el científico.

Menos independencia y bienestar.

Los participantes en esta investigación fueron voluntarios de la Clínica Universitaria de Podología de la Universidad de A Coruña, con una media de 75 años. Los resultados demuestran que las personas mayores que se calzan de manera incorrecta poseen peor calidad de vida en todas las dimensiones relacionadas con el dolor, función del pie, calzado, salud del pie, salud general, actividad física, capacidad social y vitalidad.

Los trastornos más habituales son la aparición de deformidades en los huesos del pie, juanetes, alteraciones en la uñas, queratosis plantares y pies planos.

“Esto conduce a la cronicidad del dolor, infecciones, limitación de la movilidad al caminar, angustia, apatía, perturbación social, cambios en la distribución de las presiones en los pies –relacionadas con pérdida de equilibrio y caídas–. Todo ello perjudica la salud, la independencia y el bienestar”, asegura López.

El experto aconseja que este estrato de población utilice zapatos de horma ancha, con un sistema de ajustes con correas o velcros, suelas de goma para evitar resbalones y caídas y, que a su vez, pueda reducirse el impacto en las articulaciones y la presión al caminar.

“La visita regular y el control periódico por parte del podólogo ayuda a prevenir, controlar y atenuar la aparición de alteraciones y deformidades de los pies, mejora la autonomía y, en definitiva, la calidad de vida de las personas”, concluye López.

Noticia obtenida de: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2017/04/29/calzas-numero-que-deberias-1171275-1381024.html

¿Qué nos pasa si no nos duchamos durante un año?

Ducharse es uno de los hábitos higiénicos más básicos. Pero, ¿qué ocurriría si no lo hiciéramos durante un año? USA Today se ha hecho esa pregunta y la ha trasladado a algunos médicos. 1. Mal olor. La acumulación de bacterias y piel muerta produciría hedor. Se acumularía una proteína que produce nuestra piel que tiene un olor desagradable, más el olor que produciría la mezcla de estas bacterias acumuladas con nuestro sudor, explica Cameron Rokhsar, dermatólogo en el Mt. Sinai Medical Center de Nueva York. 2. Crecerían verrugas. La suciedad acumulada en la piel podría causar crecimientos verrugosos, explica Carolyn Jacob, miembro de la American Academy of Dermatology. Sobret todo, esto ocurriría en los lugares como las axilas, detrás de las orejas, el cuello y bajo los pechos, en el caso de las mujeres. Además, la piel muerta y la grasa natural del cuerpo se uniría formando una especie de manchas marrones.

3. Infecciones. Llevar tal carga de bacterias sobre la piel puede ser muy peligroso si sufres algún tipo de herida o corte. Con la piel sucia, se multiplica el riesgo de sufrir una infección, explica Lauren Ploch, otra miembro de la American Academy of Dermatology. 4. Picor en la cabeza. Una capa de piel muerta se iría acumulando en la cabeza, provocando intenso picor. El pelo, además, se enmarañaría y se llenaría de nudos. 5. Acné. Al tener la piel cubierta de bacterias, los folículos pilosos corren riesgo de inflamarse, provocando acné y granos. 6. Problemas en la ingle. Es una zona muy sensible en la que pronto surgirían erupciones cutáneas y un fenómeno llamado intertrigo, que conlleva picor e incluso dolor. 7. Suciedad en los pies. El espacio entre los dedos de los pies se llenaría de hongos, que pueden amenazar la zona de la entrepierna. Se pueden transmitir al ponerte los pantalones o la ropa interior. El doctor Roksar cree que tras un año sin duchas, al menos haría falta una semana para recuperarse, aunque la doctora Ploch aumenta ese período.

Noticia obtenida de: http://www.20minutos.es/noticia/3018317/0/no-ducha-ano-cuerpo-salud/

Un paralítico vuelve a andar después de que le implanten un electrodo en la espina dorsal

Un paciente de 26 años con la espina dorsal dañada, no podía moverse ni sentir nada del torso para abajo. Sin embargo, gracias a la implantación de un dispositivo ha vuelto a caminar.

El hombre se preparó para este momento realizando una terapia física de 22 semanas y tres entrenamientos semanales que le permitieron reforzar los músculos. Esta rehabilitación combinada con la tecnología permite que las personas paralíticas puedan mover de nuevo aquellos músculos que tenían inmovilizados.

Después de la terapia física, el paciente se sometió a cirugía para que los médicos le implantaran un electrodo en el espacio epidural, cerca de la espina dorsal y por debajo del área lesionada.

El electrodo está conectado a un dispositivo por debajo de la piel en la parte del abdomen. Su función es enviar corriente eléctrica a la médula espinal, permitiendo crear movimiento.

El joven, que llevaba sin ponerse de pie desde que le diagnosticaron la lesión, reanudó la terapia física para que los expertos ajustaran la estimulación eléctrica, tras lo cual fue capaz de controlar sus músculos mientras estaba tumbado, hacer movimientos de forma escalonada mientras estaba acostado de lado y permanecer de pie de manera independiente utilizando sus brazos como soporte.

“Estamos muy emocionados porque nuestros resultados fueron más allá de nuestras expectativas. Estos son los resultados iniciales, pero nuestro objetivo es que el paciente siga progresando”, explica Kendall Lee, líder de la investigación publicada en la revista Mayo Clinic Proceedings.

Noticia obtenida de: http://www.antena3.com/noticias/salud/paralitico-vuelve-andar-despues-que-implanten-electrodo-espina-dorsal_2017040958ea62d20cf2f2c8756151b5.html

Un estudio confirma que la cerveza no engorda y que podría formar parte de una alimentación saludable

La profesora y doctora, Ascensión Marcos, directora del Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), sostiene que un consumo moderado de cerveza podría formar parte de una alimentación equilibrada, según la ponencia que ha impartido este jueves sobre los ‘Efectos de un consumo moderado de esta bebida fermentada sobre la composición corporal’, en el marco del II Congreso de Obesidad y Complicaciones Metabólicas que tiene lugar estos días en Sevilla.

Existe una creencia popular de que la cerveza, por su contenido calórico, engorda. Sin embargo, tal y como se expone en el II Congreso de Obesidad y Complicaciones Metabólicas, numerosos estudios han cuestionado esta idea, y han comprobado que el consumo moderado de bebidas fermentadas no está relacionado con sufrir obesidad, ya que el aporte calórico de estas bebidas es bajo. Así, la causa de ese sobrepeso no estaría en la bebida, sino en los malos hábitos alimenticios, la vida sedentaria e incluso la genética.

En la conferencia, se hace referencia a algunos de esos estudios, entre los que destaca ‘Asociación entre el consumo moderado de cerveza tradicional y sin alcohol y la composición corporal’, que afirma que un consumo moderado de cerveza, ya sea tradicional o sin alcohol, no provoca aumento de peso ni modificaciones en la composición corporal.

Además, las mediciones antropométricas realizadas a los participantes no mostraron cambios en la circunferencia del brazo, cadera y cintura, ni alteraciones significativas en los pliegues cutáneos. De igual forma, la investigación ‘Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios’, realizada por la doctora Rosa María Ortega Anta, catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y por el doctor Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, concluye que las personas que ingieren cerveza de forma moderada suelen presentar mejores hábitos alimentarios y mayores niveles de HDL (colesterol bueno) y menores de LDL (colesterol malo) que los no consumidores.

Además, el estudio también afirma que los consumidores moderados que participaron presentaron una composición corporal más adecuada, considerándose un consumo moderado tres cañas diarias en el caso de los hombres y dos cañas diarias para las mujeres.

Estos resultados pueden deberse a la baja cantidad calórica de esta bebida fermentadas, 90 kcal en una caña de 200 ml, y un porcentaje aún más pequeño en el caso de la cerveza sin alcohol, con una media de 34 kcal para la misma cantidad. Por ello, la profesora y doctora, Ascensión Marcos en su documento ‘Efectos de un consumo moderado de cerveza sobre la composición corporal’ considera que, “es necesario desterrar el falso mito de la barriga cervecera, ya que la bebida no es culpable de la obesidad”.

Por otra parte, diversos estudios determinan que la cerveza podría formar parte de la dieta mediterránea y que, gracias a su bajo contenido alcohólico y calórico, puede ser un buen acompañamiento en las comidas. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye la cerveza en la Pirámide de la Alimentación Saludable, principal referente en materia nutricional donde se integran todos los alimentos propios de nuestra dieta.

Asimismo, por su composición rica en ingredientes naturales como son el agua, lúpulo y cebada, y su alto contenido en vitaminas y minerales, la cerveza puede producir efectos positivos para el organismo, siempre que sea consumida con moderación por individuos adultos y sanos. Por ejemplo, el elevado contenido en polifenoles (antioxidantes naturales), le otorga un alto poder antioxidante y antiinflamatorio, proporcionando efectos protectores sobre el sistema cardiovascular.

Noticia obtenida de: http://www.antena3.com/noticias/salud/estudio-confirma-que-cerveza-engorda-que-podria-formar-parte-alimentacion-saludable_2017031658cb09320cf2453280c19905.html

 

Cantar en la ducha es bueno para la salud

Son muchas las personas que debajo del grifo calientan sus gargantas y convierten la ducha en el escenario de un karaoke. Pero pocas son las que saben que, además de hacer más divertido el momento del baño, cantar es beneficioso para la salud.

Según un estudio realizado en la Universidad de Frankfurt (Alemania) las personas que habían cantado liberaron endorfinas en el sistema nervioso que ayudan a sentirse más animado y enérgico. Esto provocó que aumentaran los niveles de inmunoglobulina A (que funciona como anticuerpo) y de hidrocortisona, la hormona contra el estrés. Por esta razón, comenzar el día cantando bajo la ducha es una buena opción para tener energía.

Cantar ayuda también a ejercitar los pulmones y llega a tonificar los músculos abdominales e intercostales, además de estimular la circulación, por lo que ayuda al buen funcionamiento del cerebro. El tipo de ejercicio que se realiza al cantar ayuda a combatir los ronquidos, al activar los músculos de la garganta. Al cantar, también se respira más profundo, por lo que el cuerpo recibe más oxígeno, beneficio que también ayuda a aumentar la capacidad aeróbica, una característica importante si se practican otros deportes.

Otra de las cosas positivas es que cantar fortalece la memoria. ¿Cómo? Es obvio que en la ducha, en el coche, o por la calle no vamos a meter ningún papel o aparato que muestre la letra de la canción. Por ello, recordar lo que dice nuestra canción favorita combate las pérdidas de memoria.

Además de estas razones fisiológicas, existen otros aspectos externos que harán recapacitar a aquellos que todavía no canten en la ducha: la acústica del baño es perfecta. Esta habitación actúa como caja de resonancia en la que rebotan las ondas y la voz parece más potente. nadie va a decir si cantas mal o bien. Por tanto, la felicidad aumentará al disfrutar cantando e interpretando las letras de las canciones.

Noticia obtenida de: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2017/03/06/cantar-ducha-bueno-para-salud-1160420-1381024.html

En invierno tome fresas, cítricos, espinacas, brócoli, conejo y pescado azul

No es difícil encontrar cualquier alimento en el mercado, sin importar la época del año en la que estemos. Pero, globalización y métodos de cultivo modernos a un lado, lo cierto es que toda fruta, verdura, carne o pescado tiene su época dorada. Ésa en la que mantiene las propiedades nutricionales, la textura y el sabor intactos.

Además de una mejor relación calidad-precio, consumir productos de temporada garantiza la sostenibilidad del medio ambiente“, señala Luis Morán, decano del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (Codinan) y profesor asociado de la Universidad Pablo de Olavide. “Más allá de la estacionalidad, también es importante velar por la cercanía del alimento. De este modo, se reduce el gasto en transporte y, al tener que pasar menos tiempo en cámaras frigoríficas, se conservan mejor las propiedades”, añade.

Durante la época de frío, el cuerpo debe ajustarse a temperaturas bajas y a la falta de sol. Para ayudarle, nada mejor que ingerir alimentos propios del invierno. Productos que proporcionan las calorías y nutrientes que el organismo necesita. Asimismo, los dietistas-nutricionistas alertan: pese a los grados bajo cero, y aunque no apetezcan, es importante no dejar de lado ensaladas, frutas o bebidas frías como el agua.

Para Morán, el fresón es la fruta por excelencia para estos meses de invierno. Este producto es rico en vitamina C y otros fitonutrientes de alto contenido en antioxidantes, sustancias que, según el experto, “nos protegen frente a la aparición del cáncer y otras enfermedades“. Su origen onubense -Huelva es uno de los principales productores- y que es una comida rica en fibra son otros de los motivos por los que consumirlos. Pese a que no es 100% autóctono -Nueva Zelanda es uno de los principales países exportadores-, desde Codinan también recomiendan el kiwi, un alimento de temporada que contiene mucha fibra y vitamina C que “fortalece el sistema inmune e incide en la flexibilidad“.

En cuanto a los cítricos, tienen vitamina C, que refuerza el sistema inmunológico, son perfectos para resistir las bajas temperaturas y combatir los resfriados. Morán recomienda naranjas, limones y mandarinas. Estos productos son ricos en fibra y ayudan a mejorar el tránsito intestinal. Además, gracias a su cáscara dura conservan mejor los nutrientes. “A los fumadores, se les recomienda tomar el doble”, asevera el dietista-nutricionista. El plátano, abundante en hidratos de carbono, es otro de los alimentos fundamentales, especialmente, en deportistas.

Por su contribución en la mejora del sistema inmune y la presión sanguínea, por su alto contenido de fibra y calcio y por su bajo aporte calórico, las espinacas y las acelgas destacan entre las verduras invernales. “No se tienen por qué comer frías, se pueden cocinar”, defiende Morán. Aún así, el vegetal clave de la estación más fría del año es el brócoli. “La col lombarda y la coliflor también valen. Se consideran primas hermanas”, apunta el decano de Codinan: “Existen estudios que corroboran sus beneficios en pacientes oncológicos“, reitera el experto: “Es perfecto para quienes están a dieta o tienden a engordar”.

El apio, vegetal que se puede consumir tanto crudo como cocido, es otra de las verduras de temporada. Según Morán, “su actividad antioxidante influye en la presión sanguínea y la tensión arterial“. A su vez, este verde impulsa la acción diurética del organismo y favorece la eliminación de líquidos.

La carne y el pescado también tienen su época del año más indicada. En aras de mantener a raya el peso y por sus proteínas de alto valor biológico -propias de los seres humanos-, en meses de bajas temperaturas, Morán aconseja pasarse al pavo y abandonar el pollo. Lo mismo ocurre con el conejo, un gran desconocido ideal para el invierno con poca grasa y rico en hierro.

Aunque, independientemente de la estación, se recomienda comer dos veces por semana pescado azul, que cobra especial relevancia durante el invierno. Su alto contenido en ácidos grasos polinsaturados -omega 3- lo convierten en un alimento beneficioso para la salud arterial. Así, su consumo disminuye el riesgo de arritmia cardiaca, ayuda al aparato circulatorio y previene la artritis, gran protagonista del invierno. “El pez espada y el salmón son los peces azules más propicios para esta época“, destaca Morán: “También las almejas, ricas en yodo, evitan la aparición del bocio“. Eso sí, el dietista-nutricionista es tajante: “ninguno de estos alimentos de temporada va a aportar ventajas si se consume aislado. Lo fundamental es mantener siempre una dieta sana y equilibrada”.

Noticia obtenida de: http://www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2017/02/08/589479a8e2704ed65d8b45d8.html?cid=MNOT23801&s_kw=en_invierno_tome_fresas_citricos_espinacas_brocoli_conejo_y_pescado_azul

 

Consejos para evitar problemas de insomnio

Se estima que un 30% de la población tiene problemas de insomnio, y al menos el 10% de estas personas padecen estos episodios de manera crónica. ¿Qué hay que hacer para no padecerlos?

Los expertos apuntan a una “buena higiene del sueño para evitar este trastorno que hace mella en la calidad de vida de quienes lo sufren a diario, pudiendo derivar en los casos más graves en una incapacidad.

Hay que darle al sueño la importancia que tiene y no se le está dando. Se considera que una persona que duerme poco o que tiene insomnio a nivel social no es trascendental, pero lo cierto es que el problema concierne a diferentes esferas de su vida personal y laboral”, advierte María Ángeles Abad, trabajadora social de Asenarco, la única asociación de pacientes que de forma gratuita atiende a enfermos de todas las patologías y trastornos del sueño.

Estos son algunos consejos prácticos que brindan desde la asociación para prevenir este trastorno cuidando los hábitos de sueño, fundamentalmente, por las noches:

  • Reducir el uso del teléfono móvil y otros dispositivos luminosos. “Estamos viendo que el tema de las nuevas tecnologías está afectando mucho a los niños. “El regalo estrella es la tablet y muchos padres ignoran todo lo que estas están suponiendo para ellos”, advierte esta experta, quien recomienda dejar de usar estos dispositivos antes de acostarse.
  • Apagar los móviles y el WhatsApp. Cualquier interrupción vinculada al uso de estos aparatos rompe el ciclo del sueño, que suele durar de 90 a 100 minutos. “A lo largo de este proceso, pasamos por cinco fases : 1 y 2 –ligero-, 3 y 4 (profundo) y la fase 5 (REM). Cada una de esas fases tiene su importancia y hay que cuidar ese descanso”, reivindican los expertos.
  • Trabajar el factor psicológico. Detrás del insomnio, los expertos advierten que suele haber un factor psicológico. “Cuando se va al médico de Atención Primaria, lo primero que se les da es una pastilla y debemos vigilar esto. El insomnio es un síntoma de otra cosa, y hay que buscar el por qué. Si no incido en eso, llegará el momento en que esa pastilla no surta efecto“, explica Abad.
  • Controlar el estrés diario. Muchas veces, el insomnio viene derivado de la vida que llevamos, del estrés, las prisas y de esas vueltas que le damos a cabeza cuando es el momento de acostarse y descansar. “La noche no es para solucionar problemas. Hay personas que simplemente son muy nerviosas y se angustian si ese sueño no llega, entrando en un círculo vicioso. Hacer ejercicios de relajación o practicar yoga puede ser beneficioso para estos pacientes que han probado de todo y no consiguen dormir”, concluyen los expertos.

Noticia obtenida de: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/2017/02/07/consejos-para-evitar-problemas-insomnio-1157168-1381024.html

 

¿Se pueden reutilizar las botellas de plástico?

Casi la totalidad de las botellas de plástico de agua envasada tienen un su etiqueta un icono en el que aparece la frase: ‘No rellenar’. Otras también añaden ‘por su seguridad’. Pero, ¿por qué? Aquí es donde llega la alarma, “toda la vida rellenando las botellas, y ahora, vienen con esto”.
Es cierto que en términos generales, reutilizar las botellas de plásticos no tiene efectos perjudiciales para la salud. Sin embargo, existen algunas recomendaciones para acortar la vida útil de las botellas de plástico de agua envasada.

La primera razón por la que no reutilizar las botellas de plástico es para evitar que se formen microorganismos. Siempre se quedará alguna gota estancada al final de la botella creando un entorno perfecto para la proliferación de pequeñas bacterias. Esto no ocurre de la misma forma en botellas de vidrio porque los mircroorganismos se adhieren mejor en materiales plásticos y con recovecos.

También existe la posibilidad de que el BPA o Bisfenol A, el material con el que se hacen las botellas, ceda componentes tóxicos al agua que estas contienen. La cantidad de estos tóxicos que se liberan es tan mínima que no se considera perjudicial para la salud. Aún así, el tiempo que permanenza el agua en la botella, el número de reutilizaciones y si se ve afectada por temperaturas extremas sí que pueden variar la probabilidad de ceder estos componentes.

Estas son algunas de las razones más científicas para no reutilizar las botellas de plástico. A pesar de no suponer riesgo aparente para la salud, hay un motivo cierto para no rellenar las botellas: los olores y características que puede adquirir el líquido tras entrar en contacto con una botella reutilizada. Y no solo el líquido, si no la botella que puede ser la que adquiera olores y matices que luego impregne al líquido puro.

Una solución podría ser el uso de botellas de PET, que son reciclables, reutilizables y no contiene Bisfenol A. Aunque no es perjudicial reutilizar botellas, si puede serlo al cabo del tiempo. Comprueba con este test si necesitas renovar tu botella de plástico.